Guía rápida para adaptarte con éxito a los ambientes virtuales de aprendizaje

Mientras el mundo se adapta colectivamente para ralentizar la propagación de una pandemia, las,las decisiones de nuestros gobiernos para cerrar las escuelas, colegios, universidades y demás instituciones de formación son inminentes

La urgencia de trasladar los procesos de formación a espacios virtuales es cada vez más apremiante. Aunque alguna institución hubiera anticipado un plan previo para capacitar la entrega de cursos de manera virtual, ahora es esencial preparar un ambiente virtual que soporte la cantidad de usuarios conectados, capacite a sus docentes en el uso correcto de herramientas virtuales para la tutoría en línea, y que prepare a sus estudiantes sobre cómo continuar con su educación.

Desde el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) somos conscientes de la necesidad imperativa de informar a las instituciones, docentes y estudiantes sobre consideraciones inmediatas que deben tener presente para que la transformación de ambientes presenciales a virtuales sea efectiva, rápida y de calidad.

Por esta razón nos unimos al movimiento #MovingOnline, y creamos la iniciativa #MovingOnline BID con el propósito de apoyar a la región y compartir nuestra experiencia en la Gestión del Conocimiento, concretamente en eLearning, guiando la transición de ambientes presenciales a ambientes virtuales, facilitando la experiencia a las instituciones, docentes y estudiantes hacia una forma de educar/enseñar en línea que, si bien no es nueva, es una tendencia esencial por las condiciones actuales que el mundo enfrenta.

Por Carolina SuárezBID


Visita la iniciativa #MovingOnline BID

Si eres nuevo en el mundo de los ambientes virtuales y tomarás cursos en línea por primera vez, aquí te damos una guía rápida sobre cómo adaptarte con éxito:

1. Antes de iniciar tus clases virtuales

Entonces, te acaban de informar oficialmente que tus clases presenciales se celebrarán ahora en un espacio virtual, y el café que pensabas tomar con los amigos ahora, será un café virtual.  Ante esta nueva situación deberías considerar los siguientes aspectos:

  • Sé precavido y consulta a tu institución sobre cómo se garantizará la continuidad de las clases y su implementación.
  • Pregunta qué plataforma y/o herramientas de aprendizaje a utilizar, cómo acceder a ella y los requisitos técnicos mínimos requeridos para garantizar un acceso con calidad.
  • Consulta con la institución si hay un cronograma de clases y/o actividades previamente identificado, a fin de organizar con tiempo tus sesiones y planear con anticipación las tareas que debes completar.
  • Pregunta la forma en que podrás llevar un control de tu progreso y seguir tus avances en línea.
  • Confirma el tipo de actividades que se tendrán en el ambiente virtual. Si son sesiones en las que el/la tutor/a y el/la participante deben conectarse un día en un horario especial como video llamadas (también conocidas como sesiones sincrónicas), o si por el contrario el avance de las actividades puede hacerse en tiempos y momentos diferentes como envíos de email, participación de foro, o enviar una tarea (también conocidos como sesiones asíncronas).
  • Prepara tu agenda. Una vez hayas identificado la carga horaria, asegúrate de reservar tiempos reales en tu agenda para trabajar a distancia. La virtualidad existe, aunque sea en una pantalla. Significa esto que debes guardar un tiempo activo de tu parte para enfocarte y sacar adelante tus actividades. Posponer estas actividades “para cuando tengas tiempo” equivale a la promesa “casi siempre” incumplida de ir al gimnasio.

2. Durante las clases en línea

Ahora que ya te has preparado para iniciar en tu nuevo ambiente virtual, es importante que reconozcas las bondades y los desafíos que este representa, por lo que sugerimos que tengas presente lo siguiente:

  • Prepara tu configuración. Asegúrate de tener en casa buena conexión a Internet, micrófonos, cámara y audífonos para tu laptop y/o dispositivo y que funcionen correctamente. Si las sesiones son sincrónicas (profesor/a y estudiantes conectados al mismo tiempo y en el mismo espacio virtual), el audio y el micrófono serán herramientas fundamentales. Entendiendo que el acceso a Internet y/o dispositivos puede ser una barrera para muchas personas, seguimos pendientes de las nuevas iniciativas tanto de gobiernos como el sector privado que busquen ampliar la conectividad en este nuevo contexto mundial.
  • Identifica un lugar en casa en que puedas trabajar concentrado/a, tranquilo/a y de manera productiva. ¡La comodidad ante todo! Busca un lugar con buena luz, asegúrate que tu silla (si te sientas) sea lo suficientemente cómoda (porque allí pasarás un par de horas al día) y que tu mesa te permita una movilidad suficiente para las herramientas de trabajo que usarás (además de tu computador o dispositivo).
  • Gestiona tu tiempo de manera inteligente. Existen en la Web diferentes aplicaciones que puedes descargar para ayudarte a llevar control de tu tiempo de manera efectiva, tomando cortos descansos para recargar tu energía y retomar las actividades pendientes.
  • “Quien no se comunica, no existe.” Esta es una regla de oro en ambientes virtuales. Si en tu ambiente virtual tienes un espacio de comunicación (foro, chat, email, WhatsApp), asegúrate de hacerte presente de forma habitual.  Aprovecha estos espacios para socializar e intercambiar saberes.
  • Cumple las entregas con tiempo. Si tienes envíos de actividades en fechas puntuales, evita hacerlos a última hora. La tecnología no tiene palabra de honor y en muchos casos puede fallar.
  • ¡Diviértete! Esta es una aventura de aprendizaje que, por nueva que sea, dejará muchas lecciones sobre las competencias que poco a poco irás adquiriendo en ambientes virtuales.  ¡Y estos han llegado para quedarse!

3. Después de las clases en línea

Tras tu primera experiencia aprendiendo virtualmente, puedes hacer un alto en el camino y reflexionar.  ¿Resultó cómo lo esperabas?  ¿Hay algo de tus habilidades que puedas usar para maximizar la experiencia?  Considera también lo siguiente:

  • Revisa tu cronograma y el tiempo invertido en las actividades completas. Valora si es necesario hacer ajustes para maximizar los tiempos y/o trabajar de manera más efectiva.
  • Conversa con tus colegas sobre esta experiencia e intercambia opiniones. Escuchar de las experiencias de otros puede ser un buen espejo para descubrir procesos de formación internos que quizá no habías visto antes. Para esto aprovecha los canales de comunicación que ya tienes abiertos en tus cursos.
  • ¡Pregunta, pregunta y pregunta! Si las indicaciones de una actividad no son claras, si necesitas más información, si requieres de mayor orientación, hazte escuchar. Aprovecha los espacios de comunicación que la institución te ha proporcionado y si aún no los tienes, consulta dónde puedes hacerlo.
  • Comparte tus lecciones aprendidas sobre la experiencia. Si tienes tips, sugerencias, herramientas o recursos que pueden facilitar la adaptación a estos ambientes, asegúrate que alguien más tiene acceso a ellos. Nunca sabes cuándo puedes ayudar a otros a iniciar en este camino virtual.

Si quieres aprender más sobre nuestra iniciativa #MovingOnline BID, descargar guías de apoyo, conocer los programas actuales de otras instituciones, pero sobre todo, compartir tus dudas y/o experiencias sobre este tema, te animamos a visitar:  https://cursos.iadb.org/es/indes/moving-online

Pasa la voz, comparte este post y hagamos juntos un espacio de construcción significativo para el momento que hoy atravesamos. Hoy más que nunca se hace necesaria una cercanía virtual mientras la cercanía presencial vuelve de nuevo a su lugar. ¡El eLearning no será el mismo después de este virus y es grato pensar que formas parte de esta iniciativa! Porque al final, si el amor sobrevivió en los tiempos del cólera, el e-learning educará en los tiempos de pandemia.

Fuente: shorturl.at/lmFP8

Leave A Comment