fbpx

¿Acelerar o transformar emprendimientos?: Lecciones de un programa de apoyo a startups innovadoras

¿Acelerar o transformar emprendimientos?: Lecciones de un programa de apoyo a startups innovadoras

Por BID – Banco Interamericano de Desarrollo


Tras décadas de dominio de la actividad emprendedora por necesidad (motivada por la necesidad de empleo), durante la última década se ha registrado en América Latina un surgimiento gradual de emprendimientos innovadores (motivados por una oportunidad de negocio con potencial de crecimiento acelerado) con presencia internacional. Empresas como RappiNubank, o Mercado Libre, entre otros, han sido casos de éxito de startups nacidas en la región latinoamericana, las cuales, a partir de sus propuestas de innovación tecnológica y nuevos modelos de negocio, en pocos años han logrado crecer rápidamente, resolver necesidades del mercado, mejorar la productividad y generar empleos.

En los últimos años, los emprendimientos innovadores han ganado cada vez mayor atención por parte de la sociedad, los medios, los inversionistas y los responsables de políticas, quienes apuestan por su potencial transformador en la economía. De forma creciente, los países de la región han venido incorporando programas de fomento a la creación y crecimiento de startups, con diferentes resultados y aprendizajes.

¿Cuáles han sido los resultados de las inversiones públicas en estos programas? ¿Qué pueden hacer los gobiernos para promover esta clase de emprendimientos?

Buscando abordar estas preguntas, desde el BID realizamos un estudio que evalúa el caso de Startup Perúun programa del gobierno peruano que brinda financiamiento y acompañamiento a emprendedores innovadores con alto potencial de crecimiento. Para ello analizamos datos correspondientes a las primeras cinco generaciones de beneficiarios y no beneficiarios del programa, un total de 278 y 459 startups respectivamente. Las seleccionadas recibieron capital semilla e incubación entre 2014 y 2017, y para ser elegidas, pasaron por un primer filtro de evaluación técnica (de la propuesta y del emprendedor) que determina los finalistas, y luego por una etapa de pitch que define a los seleccionados.


¿Qué nos dicen los datos de Startup Perú?

Los resultados de la evaluación son mixtos. El programa genera resultados positivos en el crecimiento de emprendimientos que desde un inicio eran innovadores y contaban con un equipo emprendedor con las habilidades necesarias para emprender. No obstante, el programa tiene un impacto nulo o incluso negativo para los beneficiarios que llegan al programa con proyectos menos innovadores y sin las capacidades necesarias para emprender. Veámoslo en más detalle.

Por una parte, confirmamos que la intervención tiene resultados positivos. Es decir, el financiamiento de capital semilla a emprendimientos innovadores en etapa temprana, y el hecho de ofrecerles contactos de negocio, mentorías y soporte, permite que las ventas de estas nuevas empresas crezcan 109% más que lo que hubieran crecido si no participaban programa. Adicionalmente, los emprendimientos beneficiarios generan 3,7 más puestos de trabajo y sus empleados reciben, en promedio, salarios 38% mayores a emprendimientos similares que no participan en el programa.

Sin embargo, estos buenos resultados no se dan en todos los emprendimientos. Nuestros análisis sugieren que el programa sólo tiene impacto en emprendimientos que desde su aplicación al programa cuentan con un modelo de negocio innovador y con un equipo emprendedor experimentado y capacitado.

En el caso de los emprendimientos poco innovadores que fueron aceptados a Startup Peru, identificamos que el impacto es nulo. Recibir capital semilla e incubación no les permitió, ni crecer más rápido, ni mejorar sus modelos de negocio. Aún más, identificamos que el programa tiene un impacto negativo en los ingresos de estos emprendedores. Aceptar a emprendedores que no tienen las habilidades para emprender o a emprendimientos con bajo nivel de innovación, hizo que esos emprendedores estén peor que si no hubieran sido parte del programa.

¿Pero cómo puede un programa que da financiamiento tener impactos negativos en los ingresos de un emprendedor? Los datos que recolectamos nos permitieron identificar que los emprendimientos poco innovadores aceptados al programa se quedan tratando de sacar adelante sus proyectos incluso cuando no presentan crecimiento, y terminan teniendo ingresos 18% menores que emprendedores comparables poco innovadores que, al no ser aceptados en el programa, salen al mercado laboral, ganan experiencia, y en algunos casos después vuelven a emprender con mejores capacidades.

La importancia de una buena selección

Uno de los resultados clave de esta evaluación es la relevancia de seleccionar bien a los beneficiarios y no únicamente preocuparse en ofrecer apoyos de calidad. Por ejemplo, ¿qué impacto tendría impartir cursos avanzados de postgrado a personas que no terminaron sus estudios de primaria? Por más que la persona que dicte el curso sea el mejor profesor e imparta contenidos de primer nivel, probablemente el programa no va a tener mayor impacto, no porque no sea un buen curso, sino porque se le está dando a personas que probablemente no puedan aprovecharlo.

De la misma forma, nuestro estudio muestra que abrirle puertas a grandes empresas o inversionistas, darle financiamiento o alistamiento financiero, a emprendimientos de baja calidad, no tiene ningún impacto ya que los fundamentos del negocio no son los mejores. Dicho de otra manera, estos programas no transforman proyectos tradicionales en innovadores, sino que su impacto radica en ofrecer servicios pertinentes a emprendimientos innovadores con alto potencial de crecimiento. De esta forma, StartUp Perú hubiera podido tener unos resultados incluso mayores si su mecanismo de selección hubiera sido más efectivo en filtrar a los proyectos innovadores de los tradicionales.

¿Y cómo hacemos para seleccionar bien? Nuestra investigación sugiere que mecanismos como las tradicionales presentaciones de ascensor (elevator pitch) no son los más adecuados, pues ponen mucho énfasis en la confianza del emprendedor al presentar y no tanto en las características fundamentales de la propuesta, del emprendedor o del equipo, tales como la experiencia laboral, la experiencia en el sector del emprendimiento, el haber tenido éxito previo en emprendimientos pasados, o la diversidad de habilidades en el equipo emprendedor, entre otros. Consecuentemente, se puede decir que privilegia así a emprendedores con más autoconfianza y mejores habilidades para vender ideas, pero no a los emprendimientos con mayor probabilidad de éxito.

Cabe destacar que los resultados del estudio fueron tomados en consideración por Innóvate Perú en el rediseño del proceso de selección de las cohortes del programa Startup Perú posteriores a la investigación.

Rol de los gobiernos en el apoyo a startups

Este estudio muestra que los gobiernos de la región sí pueden ayudar a fomentar emprendimientos innovadores apoyando su implementación y aceleración. Eso sí, deben seleccionarlos bien ya que son las empresas con mejores equipos humanos y con proyectos innovadores viables las que tienen el mayor potencial de crecer y generar beneficios para toda la economía.

En un contexto en el cual la inversión en innovación puede ser una estrategia clave para impulsar el crecimiento, pero que al mismo presenta restricciones fiscales y diversas prioridades compiten por recursos, es importante sacar la máxima eficiencia de los recursos invertidos en emprendimiento e innovación. En el caso de las políticas de apoyo al emprendimiento innovador, mostramos que no siempre más es mejor y que la focalización es clave para su éxito.


Fuente: https://bit.ly/2G6fpO6

Facebook Comentarios

Leave A Comment